Valoran en positivo la visita de Benedicto XVI a Cuba

Impresiones de diversas personalidades

| 1398 hits

Por Araceli Cantero Guibert

LA HABANA, domingo 1 abril 2012 (ZENIT.org).- Con Benedicto XVI ya en Roma, en Cuba y en el mundo surgen los análisis sobre su visita a la Isla. Horas antes de emprender viaje a sus respectivos países, obispos, cardenales, y sacerdotes cubanos hospedados en la Casa Sacerdotal Félix Varela, en el barrio Habanero del Vedado, ofrecieron algunas impresiones sobre la visita papal y sobre el contenido de sus mensajes.

En los actos en Santiago de Cuba y en la Habana participaron unos 30 obispos del exterior y 11 cardenales. También presidentes o representantes de Conferencias Episcopales y de Agencias de Ayuda. “La visita es una manifestación clarísima del amor que el Papa tiene a los cubanos”, dijo el cardenal arzobispo de Barcelona Luis Martínez Sistach. “Que un papa de 85 años deje el Vaticano para venir a Cuba es un gesto muy bonito”.

Sintetizó las palabras del papa como un mensaje rico a nivel espiritual y con aspectos concretos, como el “agradecer que en Cuba se hayan dado pasos y manifestar que se tiene avanzar más para solidificar lo alcanzado”, reconociendo la capacidad que tiene cada cubano para contribuir al mejoramiento del bien común. Subrayó también que el papa “se ha referido a la libertad religiosa como un derecho fundamental que en su dimensión individual y comunitaria legitima la participación de los cubanos en la construcción de la sociedad”.

Además, el cardenal hizo notar que el papa expresó un deseo importante “que es de esperar que un día, en esta nación, la Iglesia pueda aportar en el campo de los saberes” y pueda plenamente llevar a cabo su misión. En otro momento señaló que el papa Benedicto XVI ha dejado en Cuba un mensaje coherente y una expresión de amor a todos los cubanos, con el deseo de que este país encuentre su camino con la participación de todos y la fraternidad entre todos”.

Dijo que él ha viajado a Cuba para estar con los cubanos dados los lazos que siempre han existido entre España y Cuba y no sólo en el pasado. Recordó también que en Santiago de Cuba hubo un obispo catalán, san Antonio María Claret con quien comparte el mismo lema episcopal: la caridad de Cristo nos urge. Expresó que sabe que Cuba es una nación que sufre y que desea avanzar en muchos caminos. Dirigiéndose a todos los cubanos les dijo que “el Señor les quiere mucho y esta siempre a su lado en su vida comunitaria y en su visa personal”, y les animó a que confíen mucho en Jesús y que abran su corazón a Cristo que les dará la autentica libertad y la autentica realización personal”.

El cardenal emérito de Paraná, Argentina, el arzobispo Estanislao Karlic, expresó sentirse como peregrino con los cubanos para encontrarse con el papa. “‘Él nos ha traído el mensaje de su persona entregada. Hagámonos cargo de haber sido amados por Dios y después de  haber recibido este mensaje nosotros amemos a Dios y a todos los hermanos”.

El arzobispo de Yucatán, Emilio Berlié, llegó con 15 sacerdotes y 200 personas “para acompañar a la Iglesia en Cuba en este momento histórico”. Subrayó la importancia del mensaje del papa al aunar la razón y la fe. “ Son las dos alas del ser humano” dijo, al recordar que se inicia en la Iglesia ‘el año de la fe’. Sobre la visita del papa a México y Cuba dijo que es bueno que el Papa visite los países porque mucha gente no tiene esa oportunidad de ver al santo padre en Roma. “Así pueden escucharle y se sienten reconfortados” al tiempo que el Santo Padre realiza  lo que Cristo le dijo a Pedro: Confirma a tus hermanos en la fe.

Monseñor Jesús García Burillo es obispo de Ávila y ya visitó Cuba en los años 80. Dijo haber notado que  las comunidades católicas son mucho mas numerosas. Aunque en Cuba no se ha permitido la construcción de nuevos templos la Iglesia crea comunidades de fe y existen unas 2.500 casas de oración o misión.

“Lo que hemos vivido ha sido de un pueblo de Dios en la calle, manifestando su fe”, comentó el obispo. Él ha visto mas libertad, confianza y seguridad que lo que el vio en otras décadas. “La Iglesia de Cuba esta avanzando, y cuando tenga las condiciones a favor será una explosión de vida” afirmó. A los cubanos les dijo: “Ánimo, estoy seguro de que las cualidades del pueblo cubano va a hacerles llegar muy lejos y correr meta tras meta”.

Felipe Aguirre Franco, obispo emérito de Acapulco, resaltó que en nombre de la palabra de Dios el mensaje del papa ha sido una convocatoria a construir la unidad, en común, a profundizar en la fe y vivir la esperanza para actuar la caridad. “El papa les ha dicho que no se dejen vencer por el mal. Que hay que vencer el mal con el bien”.

Monseñor José Antonio Martínez Camino, es secretario general de la Conferencia Episcopal Española. Su abuelo emigró a Cuba en 1911 y su madre es cubana, por lo que dijo haber celebrado la Eucaristía junto al papa recordando a su abuelo. Alentó a los cubanos a que sigan la palabra del papa. “La palabra de Dios nos hace libres de verdad,  desde dentro y cuando hay hombres libres hay pueblos libres”.

Desde Cuba monseñor Ramón Suárez Polcari, canciller de la Archidiócesis de La Habana, mostró satisfacción por toda la visita de Benedicto XVI. “En sus mensajes el Papa ha sido corto y preciso. Todas las palabras estaban medidas, tocó toda la liturgia de la palabra e hizo una presentación de la importancia de la verdad en un contexto que lo necesita”.

El canciller resaltó la importancia “de la búsqueda de entendimiento entre todos los cubanos, pero sin odio”. También apuntó que el papa pidió cosas concretas al señalar “que la Iglesia  puede aportar sus valores en campos concretos como la educación, sin hablar de crear colegios”.

Monseñor Octavio Cisneros, es cubanoamericano y obispo auxiliar de Brooklyn en Estados Unidos. Él ha seguido de cerca y participado en momentos importantes de la Iglesia en Cuba. “El Papa nos ha dicho que Cuba tiene que cambiar pero que el mundo también tiene que cambiar. Es el mensaje del Evangelio para Cuba y para todo el mundo”, señaló.

Monseñor Cisneros es vicepromotor de la causa de beatificación del siervo de Dios Félix Varela por lo que expresó su satisfacción por que el papa evocara su figura, ya que el padre Varela, “en su vida nos enseña la importancia de la unión de todos los cubanos, en el exilio ocurrido a mediados del siglo 19 y ahora en el siglo 21. Él está seguro de que “en breve tiempo será declarado venerable puesto que ya han sido reconocidas sus virtudes heroicas”. Piensa que la mención de su figura, por el papa, es un augurio de que esto puede suceder pronto.

La revista Espacio Laical, de la Archidiócesis de La Habana, también ha resaltado la importancia de la figura de Félix Varela en el mensaje de Benedicto XVI. En una primera valoración de la visita enviada a sus lectores como suplemento digital, por correo electrónico, sus editores Roberto Veiga González y Lenier González subrayan la continuidad del mensaje de Benedicto XVI con las líneas expresadas por Juan Pablo II en su visita a Cuba en 1998 “con temas centrales de la agenda de la Iglesia: la verdad y la vida, el matrimonio y la familia, la libertad y la justicia, el diálogo y la inclusión social, el perdón y la reconciliación”.

En su valoración de la visita indican: “Benedicto XVI  comprende que será difícil lograr los desafíos anteriores sin potenciar la ética, la espiritualidad y la virtud”. Dicen también que, para el pontífice, “estos son elementos indispensables en el empeño de lograr un acercamiento entre actores sociales diversos, abdicar del odio, desterrar la tentación de encerrarnos en nuestras verdades e imponerlas a los demás, así como asegurar un compromiso con nuestra realidad histórica concreta”.

En su análisis indican que en este sentido tiene importancia la mención de Félix Varela “uno de los más importantes fundadores de la nación, como el paradigma para asumir ese camino de transformación personal y social”. El escrito señala que “la vida y el pensamiento de este sacerdote cubano sintetizan la esencia de una propuesta nacionalista para Cuba: donde habrá nación en la medida que desempeñemos el patriotismo, habrá patriotismo en la medida que ejerzamos la virtud, y habrá virtud en la medida que crezcamos en espiritualidad”.

Opinan que por ello “Benedicto XVI asegura que resulta esencial la libertad religiosa”.  Y añaden que aunque el papa “reconoce que en Cuba se han dado pasos para que las iglesias puedan llevar a cabo su misión de expresar pública y abiertamente su fe, sin embargo, anima a las autoridades a reforzar lo alcanzado y avanzar hacia metas más ambiciosas”.