"Vamos a llevar a los jóvenes de España un mensaje de esperanza y alegría"

Entrevista con Pablo Emilio Rull Bravo, responsable del Ministerio Nacional de Jóvenes de la Renovación Carismática en España

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1325 hits

Desde España han llegado hasta el Estado Olímpico de Roma varios grupos de españoles para compartir con la Renovación Carismática Católica en Italia la 37ª Asamblea Nacional, que este año será recordada como la Asamblea a la que asistió el Santo Padre.

ZENIT ha tenido ocasión de hablar con Pablo Emilio Rull Bravo, responsable del Ministerio Nacional de Jóvenes de España. Pablo, con un grupo de 12 jóvenes, se encuentra en el Olímpico viviendo esta ocasión histórica para el movimiento. Venir aquí, "fue algo fortuito, el deseo de compartir este encuentro con el Papa y la Renovación en Italia. Y así diferentes personas de diferentes partes de España tuvimos este deseo viajar a Roma y uno de nosotros se encargó de organizar al grupo. Ahora estamos muy ilusionados", cuenta Pablo.

Asimismo, nos explica que desde esta mañana "hemos vivido un encuentro profético, un encuentro con un mensaje para el mundo entero y un mensaje que queremos transmitir a nuestra gente y nuestros jóvenes en España porque creemos que es una línea espiritual que guía nuestro corazón para saber por dónde caminar".

Por otro lado, muchos de ellos verán al Santo Padre por primera vez, por ello nos indica Pablo que "es muy emocionante ver al papa Francisco, que se nos ha metido en el corazón por su forma de transmitir la fe, por su forma de hablar a los jóvenes, por su forma de expresarse. Cercano a la Renovación como es, tenemos muchísima ilusión por poder estar cerca de él y con muchas ganas de escuchar sus palabras. Estamos seguros que serán palabras que podremos saborear el resto del año".

Además, ha añadido que el hecho de que el Papa participe hoy en un encuentro de la Renovación "para nosotros es un privilegio y una alegría. No nos sentimos 'más' porque venga a este encuentro, ya sabíamos que el tenía simpatía por esta corriente de gracia, más bien nos sentimos alentados a seguir en este lugar dentro de la Iglesia, a seguir viviendo la fe tal como la vivimos, sabiendo que no somos unos pocos sino que somos parte de la Iglesia, como cualquier otro movimiento".

Reflexionando sobre las frutos que este encuentro dará al movimiento señala que "un fruto puede ser que la Renovación siga siendo acogida, abrazada por otras realidades dentro de la Iglesia, se siga produciendo este camino de ser visto con buenos ojos y entender que el mensaje que nosotros queremos transmitir es el mismo mensaje que transmite toda la Iglesia pero simplemente con esta forma renovada de expresarlo, que pretendemos que llegue a los corazones tal y como ha llegado a los nuestros".

Para finalizar, el responsable del Ministerio de Jóvenes de la RCC en España, observa que ahora "los jóvenes de la Renovación en nuestro país, comparado con cuando yo era joven somos muchos, comparado con otros movimientos quizá somos pocos. Pero lo importante es que son jóvenes con muchas ganas, jóvenes del mundo, jóvenes normales que viven en sus ambientes, con su gente pero transmitiendo ese aroma especial, ese ser centinela, ser guía para otros jóvenes de la Iglesia y de fuera de la Iglesia, que aunque no saben qué les pasa ven en ellos algo especial.

Son jóvenes con las mismas fragilidades que los otros pero que entienden que el camino de la vida pasa por encontrarse con Cristo y porque ese momento no quede en un momento puntual". Y a estos jóvenes, afirma Pablo Emilio, después de este encuentro en Roma "vamos a llevarles un mensaje de esperanza, de alegría. Les haremos ver a todos los jóvenes que no somos pocos, somos muchos. La esperanza es Cristo y estamos llamados a seguir en la misma línea, el mismo camino y el mismo recorrido que estamos haciendo hasta ahora pero con fuerzas renovadas porque la victoria es de Cristo, la victoria es nuestra y estamos viviendo una aventura emocionante y vamos a seguir viviendo una aventura emocionante en los próximos años hacia las bodas de oro de la Renovación".