Varias religiosas atacadas en la R.D. Congo

Tensión por las elecciones presidenciales

| 1563 hits

KINSHASA, viernes 2 diciembre 2011 (ZENIT.org).- Varias religiosas fueron atacadas en la Archidiócesis de Kananga, República Democrática del Congo, en relación al ambiente tenso en el que se celebraron las elecciones presidenciales.

Lo denunció el arzobispo Marcel Madila, en un comunicado enviado a la agencia Fides: "Los ataques y actos hostiles contra nuestras religiosas han tenido lugar en Buena Mutu, en Malole, en Katoka, en Bena Leka y otras localidades".

Según la reconstrucción del arzobispo, "todo comenzó en el complejo de la escuela en Buena Muntu, donde una religiosa de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Jesús y María, directora de la escuela, fue acusada de ser cómplice de un intento de fraude electoral a favor de un candidato a la presidencia. La religiosa fue golpeada y secuestrada, y sigue viva sólo gracias la policía".

Este episodio, que aún no se ha aclarado, provocó una serie de ataques a personal religioso en las diferentes áreas de la Archidiócesis. Episodios que parecen estar relacionados con las tensiones electorales.

"En Katoka II [una ciudad de Kananga], dos hermanas diocesanas del Inmaculado Corazón de María de Kananga, estaban tranquilamente esperando para votar, cuando las atacaron y golpearon; los agresores estaban dispuestos incluso a quemarlas vivas, sólo porque el colegio no abrió sus puertas a la hora prevista", informa monseñor Madila, denunciando otros graves ataques contra las religiosas de la Archidiócesis.

"En la ciudad, continúan las amenazas e insultos contra las religiosas, y la imagen de la Iglesia está empañada sólo sobre la base de meras sospechas. En esta etapa de las investigaciones, no hay ninguna razón por la cual las religiosas o la Iglesia deban ser acusados de complicidad en el intento de fraude electoral", afirma el arzobispo de Kananga.

"Al mismo tiempo, declaro con la misma firmeza, que cualquier sacerdote, religioso o religiosa, que sea culpable de tales delitos, será castigado de acuerdo a la ley canónica de la Iglesia", afirma monseñor Madila que recuerda que la Iglesia no toma parte activa en la vida política.

El arzobispo concluye haciendo un llamamiento a la población, especialmente a los jóvenes, para que no presten atención a las noticias falsas y a las acusaciones gratuitas y no se dejen manipular "por aquellos que quieren destruir vuestro futuro".