Vaticano: ¿Uniones de hecho?, «vaciamiento jurídico del matrimonio»

Nuevo documento del Consejo Pontificio para la Familia

| 414 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 21 nov (ZENIT.org).- La Santa Sede, al constatar que numerosos parlamentos están adoptando legislaciones que equiparan las uniones de hecho al matrimonio, ha publicado hoy un documento en el que denuncia los riesgos que implican estas medidas.



El texto, «Familia, matrimonio y "uniones de hecho"», de 77 páginas en castellano, es fruto de un estudio de carácter mundial realizado por el Consejo Pontificio para la Familia, organismo vaticano presidido por el cardenal Alfonso López Trujillo.

En la presentación del documento, el cardenal colombiano constata que el concepto de «uniones de hecho» ha llegado a ampliarse incluso a «las convivencias entre otras personas del mismo sexo, con la posibilidad de que incluso puedan adoptar niños».

«Se trata de uniones que ignoran o incluso rechazan la institución del matrimonio en sí misma o por lo menos la aplazan a un futuro incierto --explica el cardenal--. Haciendo así, estas uniones no están ni comprendidas en el derecho matrimonial ni protegidas por él, y, por tanto, una pretendida equiparación comporta un vaciamiento jurídico de la institución matrimonial».

Para la preparación del documento, el Consejo Pontificio para la Familia organizó en 1999 y a inicios de 2000 una serie de encuentros a los que se han invitado a expertos en la materia de reconocimiento internacional.

Tras un examen del aspecto social de las «uniones de hecho», de sus elementos constitutivos y de los motivos en que se basan, el documento afronta el problema de su reconocimiento y su equiparación jurídica con la familia fundada en el matrimonio.

Sucesivamente, toma en consideración la familia como bien social, los valores objetivos que hay que fomentar, y los deberes que la sociedad tendría justamente que proteger y promover, custodiando su raíz, que es el matrimonio.

Después profundiza en algunos de los aspectos que esta reivindicación presenta en relación con el matrimonio cristiano.

Por último, expone algunos criterios generales de discernimiento pastoral, necesarios para dar una orientación a las comunidades cristianas. El documento se dirige, por tanto, a los agentes de pastoral de la Iglesia, pero interpela particularmente a los responsables de la cosa púlica.

«Esperamos que estas páginas sean también un instrumento útil para los políticos y los legisladores», dice el cardenal Trujillo en la presentación, quien cita las famosas palabras del Papa: «¡Ninguna sociedad humana puede correr el riesgo de la permisividad en cuestiones de fondo concernientes a la esencia del matrimonio y de la familia!».

«Una permisividad moral de ese tipo no puede por menos que acarrear daños a las exigencias auténticas de la paz y de la comunión entre los hombres. Urge pues descubrir de nuevo la existencia de valores humanos y morales esenciales y originarios, valores, por lo tanto, que ningún individuo, ninguna mayoría y ningún Estado pueden crear nunca, modificar o destruir, sino que deben sólo reconocer, respetar y promover», añade el cardenal.