Veamos los diez mandamientos como un himno al 'sí', a la libertad

El papa Francisco envía videomensaje a Diez plazas para los diez mandamientos

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1562 hits

Por los 40 años del nacimiento en Italia de 'Rinnovamento nello Spirito Santo', el movimiento eclesial ha promovido una iniciativa: “Diez Plazas para los Diez Mandamientos” en colaboración con el Pontificio Consejo de la Nueva Evangelización y la Conferencia Episcopal Italiana.

El proyecto de 'relectura' de los diez mandamientos, fue inaugurado en septiembre pasado en la vigilia del Sínodo sobre la Nueva Evangelización y del Año de la Fe, que llevó a decenas de miles de personas en las plazas de Roma, Nápoles y Verona. Al atardecer de este sábado 8, la iniciativa fue en Milán, la ciudad industrial del norte de Italia.

El papa Francisco grabó un videomensaje para el evento, el cual fue proyectados durante la manifestación, y que será retransmitido desde junio hasta octubre en las plazas de ciudades como, Génova, Florencia, Bolonia, Turín y ente otras.

“¡Buona sera a tutti!” fue el primer saludo del papa, que manifestó su intención de unirse a quienes realizan esta relectura de los diez mandamientos. Y le agradeció a los responsables: “¡Son buenos estos, de Renovación en el Espíritu Santo, felicitaciones!”. Y también “a todos los que realizan este proyecto especial en el Año de la Fe”.

“¿Qué sentido tienen para nosotros estas diez palabras? ¿Qué le dicen a nuestro tiempo, agitado y confundido, que parece querer importarse de Dios?” preguntó el Santo Padre. Y explicó que “los diez mandamientos son un don de Dios”, aunque la palabra mandamiento no esté de moda y se la vincule a algo negativo.

Porque “los diez mandamientos vienen de un Dios que nos creó por amor” y por lo tanto “confiemos en Él”. Porque “los diez mandamiento nos indican un camino que es necesario recorrer y son también una especie de 'código ético' para construir sociedades justas a la medida del hombre”. Y exclamó: “¡Cuanta desigualdad hay en el mundo, cuánta hambre de alimento y de verdad. Cuanta pobreza moral y material derivan del rechazo de Dios y de poner en su lugar a tantos ídolos!”.

“Los diez mandamientos -prosiguió el pontífice- nos indican un camino de libertad, encuentran su plenitud en la ley del Espíritu escrita no en tablas de piedra, sino en el corazón”. Y recordó que Dios mismo en el Monte Sinaí le dio a Moisés las tablas de la ley, “para indicarle a su pueblo y a todos nosotros el recorrido para ser libres, un recorrido escrito en el corazón del hombre, como una ley moral universal”.

“No veamos a los diez mandamientos -invitó Francisco- como una limitación a la libertad. No , no es esto. Debemos verlos como una indicación para la libertad”. Porque “nos enseñan a evitar la esclavitud a la que nos reducen tantos ídolos que nosotros mismos nos construimos”.

Y nos invitan “a abrirnos a una dimensión más amplia de la material, a vivir el respeto por las personas, a vencer la avidez de poder, posesiones y dinero. A ser honestos en nuestras relaciones y a custodiar toda la creación”. Para “caminar hacia la libertad auténtica que Cristo nos ha enseñado en las bienaventuranzas”.

Y que Jesús nos enseño el sentido profundo de estas palabras: “Ama al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza y al prójimo como a ti mismo”.

“Los diez mandamientos -concluye el papa en su videomensaje- no son un himno al 'no', lo son al 'sí'. Un 'sí' a dios, un 'sí' al amor, y porque digo 'sí al amor, digo 'no' al no amor. Porque el 'no' es una consecuencia de aquel 'sí' que viene de Dios y nos hace amar.

“¡Redescubramos y vivamos las diez palabras de Dios! Digamos 'sí' a estas 'diez vías del amor' perfeccionadas por Cristo. ¡Para defender al hombre y llevarlo a la verdadera libertad! exclamó”.

“Que la Virgen María -concluyó Francisco- nos acompañe en este camino”. E impartió “de corazón” su bendición.