Veintidós años de la muerte de Pablo VI y Juan Pablo I

El Papa recuerda en una misa a sus dos predecesores

| 215 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 28 sep (ZENIT.org).- «La muerte, privada del veneno del pecado, deja de dar miedo». Juan Pablo II hizo una meditación sobre la muerte en la misa de sufragio por Pablo VI y Juan Pablo I, sus más inmediatos predecesores en la cátedra de San Pedro.



De este modo, el Santo Padre celebró, en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, el vigesimosegundo aniversario de su muerte: el 6 de agosto, el Papa Giovanni Battista Montini y el 28 de septiembre de 1978 el Papa Albino Luciani.

Pablo VI, elegido Papa en 1963, recibió la misión histórica de guiar la conclusión y apalicación del Concilio Vaticano II, que había sido convocado e inaugurado por su predecesor, Juan XXIII.

«Para quien cree --explicó el obispo de Roma-- la muerte se ha convertido en un sueño, que precede el descanso eterno, en la tierra prometida».

Refiriéndose al pontífice que estuvo tan sólo 33 días en la cátedra de Pedro, Juan Pablo I, ex patriarca de Venecia, afirmó: «en el Papa Luciani se verificó literalmente la bienaventuranza de aquellos que el dueño encuentra despiertos cuando llega en medio de la noche. El hecho de que fuera vigilante, en su solicitud por toda la Iglesia, lo atestigua la impresión profunda que dejó en el corazón de los fieles, a pesar de los breves días de su pontificado.

Juan Pablo II recordó al final la reciente beatificación de Pío IX y de Juan XXIII a cuya intercesión confió a Pablo VI y a Juan Pablo I.