Veneración a Zilda Arns en Brasil

Entrevista a su hermana, Maria Helena Arns, de las Hermanas Escolásticas de Nuestra Señora

| 1950 hits

FORQILHINHA, viernes 19 de febrero de 2010 (ZENIT.org). – “La muerte de mi hermana fue un golpe para mi familia y para todo Brasil”. Con estas palabras expresa a ZENIT su dolor la religiosa Maria Helena Arns, hermana de Zilda Arns Neumann, fundadora de la Pastoral de la Infancia, que perdió la vida en el terremoto de Haití.

Zilda estaba casada y era madre de seis hijos. Mientras que Maria Helena, junto a otras dos hermanas más, es religiosa de la Congregación de las Hermanas Escolásticas de Nuestra Señora. En total son trece hermanos, cinco de ellos consagrados. Junto a las tres religiosas hay dos hermanos franciscanos. Uno de ellos es el cardenal Paulo Evaristo Arns, arzobispo emérito de São Paulo, y el otro, fray João Crisóstomo, falleció en 2002.

Maria Helena vive en el lugar de nacmiento de su hermana Zilda, en Forquilhinha, Estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, donde aún es patente la inmigración alemana. La entrevista, originalmente en alemán, fue traducida al portugués por la propia Maria Helena Arns.

-Sabemos por la hermana Rosangela Maria Altoé, secretaria internacional de la Pastoral de la Infancia, que su hermana Zilda Arns Neumann fue alcanzada mortalmente en la Iglesia Sacre Coeur de Turgeau, en Puerto Príncipe, por el derrumbamiento del techo.

Maria Helena Arns: Tras una conferencia para 150 personas, la mayoría de las cuales se había retirado, un sacerdote quería saber más sobre la Pastoral de la Infancia. Se entretuvieron conversando en la iglesia, lugar de la conferencia, ella y un grupo de sacerdotes, cuando sobrevino el terremoto, y quince de ellos perdieron la vida con Zilda.

-¿Cuáles fueron sus inmediatas reacciones, y las de la Pastoral de la Infancia, cuando se confirmó la terrible noticia de su muerte?

Maria Helena Arns: Fue un choque inmenso no sólo para nuestra familia, sino para todo Brasil. Es muy difícil hablar sobre este acontecimiento... En todas las parroquias se celebró la Eucaristía, incluso en la Basílica Nacional de Nuestra Señora Aparecida, en Padroeira. La mayoría de las coordinadoras de la Pastoral de la Infancia, en estos 27 años, conocían a Zilda personalmente o por la televisión. Los medios de comunicación, televisión, radio, periódicos, revistas, SMS, internet, en todas partes se anunciaba la muerte de Zilda. Numerosas personas dieron un testimonio sobre su vida y misión, entre ellas, monseñor Angélico S. Bernardino (obispo emérito de Blumenau – ndr) con el título “Quién recibió a Zilda en el Cielo”, y monseñor Walmor de Azevedo, arzobispo de Belo Horizonte (Estado de Minas Gerais), que escribió para ZENIT un artículo muy bonito: “Zilda Arns – por la Fe”.

-¿Cómo va a continuar la Pastoral ahora?

Maria Helena Arns: Hace tres años Zilda entregó la coordinación nacional a la hermana Vera Lucia Altoé y asumió la coordinación internacional de la Pastoral de la Infancia, que ya se extiende por 20 países, en América Latina, Asia y África. Zilda también fundó la Pastoral de Ancianos en el área nacional.

-¿Cómo va la expansión actual de la Pastoral de la Infancia?

Maria Helena Arns: La Pastoral de la Infancia ya está actuando en las 272 diócesis de Brasil, en 7.000 parroquias, 42.000 comunidades, con un “ejército” de 260.000 voluntarios, el 92 % mujeres, que acompañan a 1.985.347 niños pobres, 108.342 gestantes, de 1.553.717 familias. Al principio la desnutrición de los niños era de más del 50% en Brasil, ahora está en el 3,1 %. La mortalidad infantil, en 1983 era del 82,8 por cada mil niños nacidos vivos. Hoy está en el 13 por mil, en las comunidades pobres acompañadas por la Pastoral de la Infancia. Los datos son de la última conferencia de Zilda en Haití.

-¿Cómo van los esfuerzos para hacer a Zilda Arns Neumann candidata al premio Nobel de la Paz, post mortem?

Maria Helena Arns: El gobernador de Paraná, Roberto Requião, en su discurso durante el velatorio, pidió al Presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, que estaba presente, que se empeñase para que se concediera a Zilda en Premio Nobel de la Paz. Lula respondió afirmativamente.

- Ya deben haber surgido voces, también en la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, sobre la posibilidad de abrir el proceso de beatificación...

Maria Helena Arns: Fue un obispo el que habló a los medios de comunicación sobre esto. La CNBB nunca toma las grandes decisiones fuera de la Asamblea General, con todos los obispos. Incluso muchos religiosos y laicos hablan de esto, sería demasiado pronto para juzgar. La Revista Veja la consideró “una santa en vida y una mártir en la muerte”. Sabemos que la Iglesia actúa lentamente y con cuidado en el caso de beatificación y canonización, y eso con tiempo.

-Mientras tanto, ya aparecen veneraciones laicas, dando el nombre de Zilda a algunas inauguraciones.

Maria Helena Arns: Sí, un parque en São Paulo fue inaugurado con el nombre Parque Zilda Arns. Recibió este nombre el día del entierro de Zilda. Está en el Barrio Jardín Grimaldi, cerca de la Avenida Sapopemba.

-Le agradecemos sus palabras y queremos expresarle nuevamente nuestras condolencias.

Maria Helena Arns: Gracias por su pésame por la muerte de mi querida hermana Zilda. Que el Espíritu Santo le dicte siempre como hizo con el gran apóstol Pablo. Después de 2000 años, aún leemos sus cartas con gran fervor. Se trata de salvar nuestro planeta y al pueblo de Dios para un mundo mejor. Estoy segura de que Zilda ha contribuido a ello y de que aún lo hará.

[Por Michaela Koller, traducción del portugués por Inma Álvarez]