Venezuela: a un año de la muerte de Hugo Chávez, la situación es convulsa

Mientras el oficialismo conmemora a su lí­der, los estudiantes protestan por el desabastecimiento. Llamamiento de los obispos a la responsabilidad

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 642 hits

Venezuela celebra hoy el primer aniversario de la muerte de Hugo Chávez envuelta en las mayores protestas desde que se fuera el líder de la Revolución Bolivariana. De hecho, tal vez sean los disturbios más graves de la última década, quizás desde aquellos meses plomizos del paro petrolero, tras el fracasado intento de golpe de estado contra el carismático mandatario, en 2002.

Con motivo de esta efemérides, las ceremonias oficiales han comenzado por la mañana con un desfile  cívico-militar en el Paseo Los Próceres, al oeste de Caracas, y continuarán con un homenaje en el Cuartel de la Montaña, donde reposan los restos de Chávez. Hasta el momento, los dirigentes extranjeros que han confirmado la asistencia a estos actos son el nicaragüense Daniel Ortega y el boliviano Evo Morales. 

Por otro lado, los líderes estudiantiles ha anunciado distintas actividades reivindicativas en las calles para este miércoles.

Caracas y varias ciudades del país han sido escenario de protestas diarias  desde que hace un mes iniciaron las manifestaciones en el Estado Táchira. Luego, éstas se extendieron a todo el país.

La hoguera prendió el pasado 12 de febrero, cuando decenas de miles de estudiantes venezolanos aprovecharon el Día de la Juventud para protestar contra el Gobierno de Nicolás Maduro, el sucesor del llamado 'líder eterno'.

Desde la muerte de Chávez, casi todos los indicadores económicos empeoraron: en el último año, la inflación subió del 20,1 al 56,2 por ciento; el bolívar se devaluó casi un 50 por ciento frente al dólar; el crecimiento interanual del PIB cayó casi 4 puntos porcentuales; las reservas internacionales alcanzaron su nivel más bajo en la última década. 

Además, casi todo lo que se consume en Venezuela, se importa y para ello se necesitan dólares que entrega el Estado. Esto ha provocado desabastecimiento en el país y largas colas para obtener bienes básicos.

Las marchas contra el régimen han evidenciado no sólo la crisis que se vive en las calles, sino también los excesos de las fuerzas del orden para reprimir las protestas, que han dejado al menos 19 muertos, más de 260 heridos y cientos de detenidos.

Casi dos semanas después de que estallara la ola de violencia en Venezuela, el papa Francisco hizo un llamamiento para que cesen las hostilidades y se impulse la reconciliación a través del diálogo.

Durante la tradicional audiencia general de los miércoles, el Pontífice expresó su preocupación por la situación que atraviesa el país y deseó “que todo el pueblo venezolano, a partir de los responsables políticos e institucionales, trabajen para favorecer la reconciliación a través del perdón recíproco y un diálogo sincero, respetuoso de la verdad y de la justicia, capaz de afrontar temas concretos por el bien común” y aseguró  “su constante oración, en particular por los que han perdido la vida en los enfrentamientos y por sus familias”.

Por su parte, los obispos de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) denunciaron la represión de las autoridades contra los ciudadanos. “Rechazamos rotundamente el empleo de la fuerza ejercida en algunas manifestaciones por parte de organismos de seguridad del Estado, que se han extralimitado y han producido consecuencias lamentables e irreparables”, señaló la CEV en un comunicado, invitando a la Fiscalía a investigar.

Los obispo también apuntaron que el pueblo tiene derecho a la protesta acorde a lo establecido en la Constitución, pero que no se puede aceptar que se torne violenta “como desafortunadamente se ha visto en algunos casos”, se convierta en vandalismo o propicie la ocasión para actos delictivos por parte de grupos ajenos a la protesta.

El comunicado de la CEV resaltó, por último, que se debe insistir en el diálogo entre todos los sectores que componen la sociedad venezolana, en que haya respeto y reconocimiento de los que piensan diferente.

El presidente de la Federación de Centros Universitario de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Juan Requesens, solicitó hace unos días la mediación de la Iglesia entre los manifestantes y el Gobierno.