Venezuela: el cardenal Urosa condena la violencia irracional

El arzobispo de Caracas hace un llamamiento a la 'calma' y la 'cordura' en el país

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 527 hits

La celebración del Día de la Juventud en Venezuela se ha convertido en un nuevo foco de enfrentamientos y acusaciones mutuas entre el Gobierno y la oposición.

El arzobispo de Caracas, Jorge Urosa Savino, invitó ayer jueves a la "calma y la cordura" en el país, tras la jornada de protesta del miércoles que tuvo como trágico saldo tres muertos, 66 heridos graves y 69 detenidos. Las protestas se desarrollaron en Caracas y en diferentes partes del país ante las políticas del presidente Maduro que han registrado una situación de desabastecimiento generalizada.

Según el Banco Central de Venezuela el índice de escasez mensual ha subido de un 22 por ciento al 28 por ciento, lo que equivale a decir que uno de cada tres productos en el país hoy no puede ser adquirido.

Hoy el coordinador de la organización no gubernamental venezolana Provea, Marino Alvarado, indicó a EFE que hasta la noche de este jueves se desarrollaban manifestaciones pacíficas contrarias al gobierno del presidente Nicolás Maduro en una docena de estados. Añadió que en Barquisimeto las 26 personas detenidas fueron liberadas, en cambio en Caracas más de 90 detenidos no fueron pasados aún a los tribunales.

Por su parte el presidente Nicolás Maduro, ha calificado las protestas como parte de un plan de golpe de Estado contra su Gobierno, realizado por sectores nazi-facistas.

El cardenal Urosa consideró que los hechos de sangre son "producto de una violencia irracional y que no estaba prevista por los organizadores de la manifestación". Y añadió que "necesitamos cordura, sensatez, sentido común y respeto a las leyes".

Condenó a los grupos violentos que van a "sabotear o tergiversar" a las manifestaciones pacíficas y recordó que “el Gobierno tiene la obligación de reprimir los grupos violentos” así como garantizar el derecho a la protesta.

“Hay mucha polarización -dijo el purpurado- y una actitud intransigente por parte de algunos, una actitud muy violenta por parte de otros y creo que eso debe cambiar”. Además pidió “garantizar el respeto a la protesta pacífica” e indicó que en el caso de cualquier abuso en una protesta, los únicos organismos que están capacitados para actuar “son los organismos del Estado, no organismos parapoliciales”.

El cardenal expresó también sus condolencias a las familias de los fallecidos e invitó a la población a ponerse “en la presencia de Dios. Es un aspecto religioso que es sumamente importante y sacar de nuestro corazón el odio porque el odio nos envenena”.