Venezuela: Nace una comisión Iglesia-Gobierno para superar diferencias

Relaciones difíciles entre obispos y políticos cercanos al ejecutivo

| 427 hits

CARACAS, 3 nov (ZENIT.org).- El pasado 26 de octubre delegados de alto nivel de la Iglesia católica y del Gobierno de Venezuela decidieron crear una comisión mixta para tratar sus diferencias y evitar ulteriores crisis en sus mutuas relaciones.



La reunión se celebró en la sede de la nunciatura apostólica, en Caracas, y asistieron el vicepresidente del Gobierno, Isaías Rodríguez; los ministros del Interior, Luis Dávila, y de Exteriores, José Vicente Rangel; el nuncio, André Dupuy; el arzobispo de Caracas, Ignacio Velasco, y el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor Baltasar Porras.

«Hemos decidido que una comisión canalice nuestras relaciones para que fluya la comunicación y se eviten situaciones de controversia innecesarias», dijo el vicepresidente Rodríguez al finalizar la reunión.

Agregó que el ministro de Interior y Justicia será el representante del Gobierno en la comisión, y que la Iglesia católica nombrará a su delegado próximamente.

La última polémica entre ambas había surgido unos días antes, cuando el gobernador del estado de Mérida, Florencio Porras, del partido de gobierno, acusara de corrupción al presidente de la Conferencia Episcopal y obispo de esa ciudad, Baltasar Porras.

La acusación fue considerada por portavoces eclesiásticos como parte de una política oficial de confrontación y descalificación de la Iglesia y, especialmente, de su jerarquía.

El arzobispo de Caracas, Monseñor Ignacio Velasco, declaró que es importante para el bien de Venezuela que la Iglesia Católica y el Gobierno den ejemplo de su capacidad para resolver los problemas mediante el diálogo.

El prelado añadió que la jerarquía eclesiástica no sólo no se opone a que se investigue a monseñor Porras sino que desea que se lleve la iniciativa hasta sus últimas consecuencias para que se haga evidente lo absurdo de las denuncias.

«Hemos dejado claro que queremos cooperar en todo lo que sea por el bien de la sociedad, pero también que tenemos derecho a opinar sobre la marcha del país», dijo el arzobispo caraqueño.

Monseñor Velasco reivindicó también la misión social que tiene la Iglesia entre los más pobres y desamparados, y recordó que «nadie puede pretender que estemos encerrados en las sacristías».