Ventajas de la marihuana: todo queda en humo

Derrota legal en medio de las evidencias sobre sus problemas para la salud

| 1283 hits

WASHINGTON, sábado, 18 junio 2005 (ZENIT.org).- La controvertida práctica de utilizar marihuana para fines médicos sufría el 6 de junio una derrota legal. En una decisión de 6 votos contra 3, el Tribunal Supremo de Estados Unidos mantuvo la capacidad del gobierno federal para prohibir la posesión de drogas en los estados que permiten su uso.



El caso se presentó por una sentencia sobre la Ley de Utilización Compasiva de California, aprobada por referéndum en 1996, conocida como Proposición 215, observaba el Washington Post el 7 de junio. Actualmente otros 10 estados permiten la utilización médica de la marihuana.

Mientras el caso estaba pendiente, el New York Times informaba el pasado 29 de marzo de que las ventajas de la marihuana están lejos de ser aceptadas por la profesión médica. Aunque hay noticias de que algunos individuos se han visto beneficiados por su utilización, el Dr. Joseph Sirven, especialista en epilepsia y profesor adjunto en el Mayo Clinic College de Medicina en Scottsdale, Arizona, afirmaba: «Hay toda una literatura en internet que sugiere lo maravillosa que es. Pero la realidad es que no sabemos nada».

El artículo citaba al Dr. Donald Gross, director del programa de epilepsia en adultos de la Universidad de Alberta en Canadá, que indicaba: «No existen pruebas, seleccionadas al azar y controladas, que demuestren que la marihuana o cualquier cannabinoide sea más efectivo en dosis de lo que pueda ser un placebo».

Otro experto, el Dr. Kenneth Mackie, profesor de anestesiología en la Universidad de Washington, ha dedicado 15 años a estudiar la respuesta del cerebro a los cannabinoides. Sostenía que no hay estudios clínicos que prueben los efectos positivos de la marihuana a la hora de aliviar el dolor.

También hay profunda preocupación sobre cómo se están llevando a cabo los programas médicos con la marihuana, como revelaba el 24 de abril el San Francisco Chronicle en un reportaje a fondo sobre el tema. La ciudad tiene actualmente 43 dispensarios médicos de marihuana. Pero hay pocos controles in situ que supervisen su operativa.

Según el Chronicle, la policía de San Francisco sostiene que la cantidad de marihuana en circulación se ha disparado. La policía especula que miembros de bandas y traficantes de droga compran marihuana en los dispensarios y la venden en las calles.

Amenaza a la salud mental
La sentencia del Tribunal Supremo ha tenido lugar tras el lanzamiento en mayo, por parte del gobierno federal, de una campaña contra el consumo de marihuana. El Chicago Tribune informaba el 5 de junio de que el gobierno está poniendo anuncios en los periódicos y revistas de la nación, advirtiendo de los efectos dañinos de la droga para la salud mental.

Los anuncios citan estudios que señalan la relación existente entre el consumo regular de marihuana y problemas como la depresión, los impulsos suicidas y la esquizofrenia. Uno de los informes, de la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental, entrevistó a casi 90.000 adultos sobre su consumo de esta droga.

Los investigadores encontraron que los adultos que habían consumido marihuana antes de los 12 años eran dos veces más proclives a experimentar una grave enfermedad mental el año pasado que aquellos que la habían comenzado a fumar después de los 18 años.

«Es profundamente significativa la evidencia de que el desarrollo del sistema central nervioso no es completo en los adolescentes, y el consumo de esta droga puede tener efectos en la maduración de sus sistemas nerviosos centrales», afirmaba el Dr. Richard Suchinsky, un psiquiatra que supervisó los programas de adicción del Departamento de Veteranos.

En Inglaterra, en una conferencia organizada por el Instituto de Psiquiatría del King’s College en Londres, a últimos del año pasado, se presentaron evidencias de que el consumo de marihuana multiplica por dos el riesgo de enfermedad psiquiátrica. Según un artículo del Telegraph de Londres del 2 de diciembre, Jim van Os, un psiquiatra de la Universidad de Maastricht en Holanda, afirmó que algunos estudios muestran que la droga multiplica por dos, entre la gente joven, el riesgo de enfermedades psiquiátricas, como la esquizofrenia.

Un estudio llevado a cabo por el psiquiatra holandés revelaba riesgos incluso mayores para quienes ya son genéticamente vulnerables a los problemas psiquiátricos. Para quienes han presentado signos de predisposición a estas condiciones, el consumo de marihuana multiplicaba por cuatro el riesgo de desarrollar estos problemas.

El 1 de enero el Telegraph informaba de los comentarios hechos por la doctora Clare Gerada, directora de la unidad de abuso de drogas del Royal College of General Practitioners. Declaraba que la relajación de las actitudes hacia el consumo de marihuana, combinada con una mayor disponibilidad de la variedades más fuertes de la droga, han conducido a un aumento de los índices de depresión y psicosis entre la gente joven vulnerable.

La prensa británica ha publicado algunos reportajes sobre problemas asociados con el consumo de marihuana como consecuencia de la decisión del gobierno, que entró en vigor al inicio de 2003, de degradar la droga de clase B a clase C. El cambio significa que quienes sean detenidos consumiendo marihuana por la policía serán puestos en libertad con una advertencia. La droga se confisca.

Alteraciones del cerebro
Un grupo de científicos de Nueva Zelanda ha relacionado el consumo masivo de marihuana con la psicosis. El periódico de Canadá National Post informaba el 10 de marzo de que los investigadores habían examinado un grupo de 1.200 hombres y mujeres, nacidos todos en 1977, durante un periodo de 25 años. Sus descubrimientos se publicaron en la edición de marzo de la revista Addiction.

«La asociación entre el consumo de cannabis y los síntomas psicóticos es poco probable que se deba a factores erróneos», escribían los investigadores David Fergusson y L. John Horwood. «La dirección de la causalidad va del consumo de cannabis a los síntomas psicóticos». El estudio mostraba que el consumo de la droga altera probablemente la química del cerebro, precipitando así los problemas de salud mental.

Según un artículo del 12 de abril en el Times de Londres, cerca de un cuarto de la población tiene una vulnerabilidad genética a las enfermedades psicóticas, si consumen marihuana de los diez a los veinte años. Los problemas surgen no sólo por el consumo de marihuana, o por el problema genético mismo, sino por la combinación de ambos.

Los datos vienen de un estudio conducido por Avshalom Caspi y Terrie Moffitt, del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres, publicados en la revista Biological Psychiatry. Caspi observaba que la marihuana tiene muchos otros efectos adversos, por ejemplo, sobre la salud respiratoria y posiblemente sobre la función cognoscitiva.

Y un reportaje en el periódico Scotsman, el 23 de mayo, encendía la alarma de que el consumo de marihuana puede debilitar los huesos del cuerpo. El descubrimiento se debe a investigadores de la Universidad de Aberdeen. Stuart Ralston, que ha liderado el estudio, declaraba: «No desearía causar miedo a todos los que consumen la droga, pero nuestros tests nos llevan a la conclusión de que puede causar pérdida ósea».

Comentando los resultados, Alistair Ramsay, director de Scotland Against Drugs, afirmaba: «Existen cada vez más evidencias de una cantidad cada vez mayor de problemas causados por el cannabis. El enfisema y el inicio a edad temprana del cáncer de pulmón se unen ahora a la posible osteoporosis y a la enfermedad mental».

Entretanto, en Holanda, se están haciendo esfuerzos para reducir la disponibilidad de la marihuana en los famosos «coffee shops» del país. El número de estos establecimientos donde se dispone de marihuana libremente ha descendido desde un máximo de 1.500 hasta unos 750, y continúa bajando, según un reportaje del 5 de marzo del periódico británico Independent.

Según el artículo, las autoridades están estudiando los efectos de las variedades fuertes del cannabis, que podrían conducir a la prohibición de las mismas. Asimismo, la policía está actuando contra las personas que cultivan la droga en casa.

En su informe anual, publicado el 2 de marzo, la Agencia Internacional de Control de Narcóticos aplaudió estos cambios. En una nota de prensa que acompañaba el informe, la agencia observaba que un documento ministerial oficial holandés sobre la marihuana admitía que la droga «no es inofensiva». El documento del gobierno resaltaba la importancia de reforzar las medidas contra el tráfico en las calles, el turismo de drogas y el cultivo del cannabis, así como continuar con la reducción del número de cafeterías. La popularidad de la marihuana, al menos a nivel gubernativo y médico, parece estarse esfumando.