“Verbum Domini”: Reflexiones y aplicaciones

De monseñor Gianfranco Ravasi y monseñor Nicola Eterovic

| 5373 hits


CIUDAD DEL VATICANO, viernes 12 de novembre de 2010 (ZENIT.org) Si el Papa Benedicto XVI quiso dedicar una asamblea sinodal a la Palabra de Dios en el año 2008 “quizás había algo de polvo y era necesario ponerla de nuevo en el centro”, dijo el presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, monseñor Gianfranco Ravasi.

El futuro cardenal intervino este jueves en la presentación de la exhortación apostólica postsinodal Verbum Domini, que tvo lugar en la sala de prensa de la Santa Sede.

El acto contó también con la presencia del prefecto de la Congregación para los Obispos, el cardenal Marc Ouellet PSS; el secretario general del Sínodo de los Obispos, monseñor Nikola Eterovic, y su subsecretario, monseñor Fortunato Frezza.

Monseñor Eterovic afirmó que el título de la exhortación apostólica permite “percibir la concordancia y también la continuidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento”.

Señaló que los objetivos de este documento pontificio son “comunicar los resultados de la asamblea sinodal, redescubrir la Palabra de Dios, fuente constante de renovación eclesial”, así como “promover la animación bíblica de la pastoral, ser testimonios de la Palabra” y por último “emprender una nueva evangelización”.

Monseñor Ravasi definió el documento pontificio como “altamente teológico y pastoral” y dijo que la exhortación apostólica invita a hacer una recta interpretación de las Sagradas Escrituras y advierte de los peligros de los grupos fundamentalistas “que usan a veces la traducción de una traducción en inglés”, dijo el prelado.

“La ilusión es tal que la fidelidad material se convierte en infidelidad al contenido”, advirtió el presidente del Consejo Pontificio para la cultura, refiriéndose al fundamentalismo bíblico.

Medios para entender la Palabra

Monseñor Nikola Eterovic resaltó cómo el documento destaca algunos medios que ayudan a profundizar en el mensaje de la palabra de Dios, entre ellos la liturgia, las misiones, los retiros espirituales y las peregrinaciones.

En cuanto a las celebraciones litúrgicas, dijo que es necesario prestar una atención especial a recursos exteriores como “el templo, el ambón, el altar, los mismos instrumentos de difusión acústica y de lecturas bíblicas”.

También destacó la gran importancia del canto, que “favorece la percepción unitaria de la liturgia”, la cual “se alimenta de la Palabra de Dios desde el inicio en el rendimiento de las diferentes partes celebrativas”.

El prelado señaló así la manera como el Papa, además de sintetizar las ponencias de los padres sinodales, ilumina sus intervenciones con puntos clave de su magisterio.

“Tomando en consideración tales hechos, se podría concluir que el Santo Padre Benedicto XVI puede ser definido como el Papa de la Palabra de Dios”, concluyó monseñor Eterovic.