Vía Crucis en el Coliseo: «En la Pasión de Cristo confluye la historia de toda la humanidad»

Según monseñor Comastri, autor de las meditaciones y oraciones

| 1410 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 14 abril 2006 (ZENIT.org).- El hilo conductor de las meditaciones del Vía Crucis que se celebró en la noche de este Viernes Santo en el Coliseo de Roma fue la constatación de que «en la Pasión de Cristo confluye la historia de toda la humanidad».



Así lo ha explicado su autor, el arzobispo Angelo Comastri, vicario del Papa para el Estado de la Ciudad del Vaticano, en una entrevista que concedió a «Radio Vaticano» este viernes, horas antes de que tuviera lugar este tradicional ejercicio de piedad cristiana.

El prelado reconoció que cuando el Papa le dio el encargo de componer estas oraciones aceptó la propuesta con «gran emoción» y con «gran miedo». El año anterior el autor de estas meditaciones fue el cardenal Joseph Ratzinger, por encargo de Juan Pablo II.

La Pasión de Cristo recordada en el Vía Crucis, explica monseñor Comastri, es como la historia de la humanidad, en la que «los buenos son humillados, los mansos agredidos, los honestos pisoteados, los puros de corazón ridiculizados socarronamente. Entonces, surge la pregunta que está presente en todo el Vía Crucis: "Pero, ¿quién es el vencedor"».

«Si el mismo Dios lleva la cruz y es condenado, ¿quién es el vencedor? ¿Quién tendrá la última palabra? Pues bien, recorriendo el camino de la cruz de Jesús, llegamos a una certeza: la última palabra la tiene Dios», responde Comastri.

«El camino de la cruz nos ayuda a comprender el drama de la historia. Nos asegura a nosotros, como creyentes, que el último día no es el Viernes Santo: el último día es el día de Pascua», añadió.

«Y la Pascua es la victoria del bien sobre el mal, del amor sobre el odio, y por tanto, es la victoria de los buenos, porque es la victoria del bueno por excelencia, del infinitamente bueno que es Dios», dijo.

[Es posible leer el texto de las meditaciones en la sección de Documentos de la página web de Zenit, www.zenit.org]