Vía crucis en el Coliseo: Meditaciones del cardenal Camillo Ruini

Más de tres mandatos a la cabeza de los obispos italianos

| 3561 hits

ROMA, jueves 25 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha confiado al cardenal italiano Camillo Ruini la composición de las meditaciones del vía crucis del Viernes Santo 2010 en el Coliseo.

Como cada año, el Papa presidirá este vía crucis, que se transmitirá para las televisiones de todo el mundo en directo desde Roma a las 21,15 h.

Estará acompañado en el lugar por la luz de las velas de miles de peregrinos. El Pontífice se dirigirá a ellos al final de las meditaciones.

El cardenal Camillo Ruini, de 79 años, fue vicario del Papa para la diócesis de Roma entre 1991 y 2008.

Juan Pablo II le nombró por tres veces presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (1991, 1996 y 2001). En Italia, es, en efecto, el obispo de Roma quien nombra al presidente de la conferencia de obispos.

También fue confirmado por Benedicto XVI en 2006 y asumió la presidencia hasta el nombramiento del cardenal Angelo Bagnasco, en 2007.

Estos últimos años, las meditaciones han sido confiadas por Benedicto XVI a dos italianos y a tres arzobispos procedentes de Asia: al después cardenal Angelo Comastri (2006), arcipreste de la Basílica de San Pedro; a monseñor Gianfranco Ravasi (2007), presidente del Consejo Pontificio de la Cultura; al arzobispo de Hong Kong, el cardenal chino Joseph Zen Ze-Kiun (2008), y a un salesiano indio, monseñor Thomas Menamparampil, arzobispo de Guwahati, en Assam (2009).

La tradición del vía crucis en el Coliseo se remonta al siglo XVIII, durante el pontificado de Benedicto XIV, en el año santo 1750. El papa Pablo VI lo restableció en 1964.

El Viernes Santo, el Papa no predica. La homilía del oficio de la Pasión, en la Basílica de San Pedro, se confía al predicador de la Casa Pontificia, actualmente el padre Raniero Cantalamessa, capuchino.

Respecto a las meditaciones del vía crucis, Juan Pablo II las compuso él mismo para los años santos de la Redención (1984) y de la Encarnación (2000).

Precisamente, este año, el Viernes Santo cae en 2 de abril, fecha del aniversario del fallecimiento de Juan Pablo II, hace cinco años.



[Por Anita S. Bourdin, traducción del francés por Patricia Navas]