Via Crucis en Roma siguiendo la huella de Mario Hiriart

Organizado por la postulación de la causa del ingeniero chileno

| 2409 hits

ROMA, jueves 14 de abril de 2011 (ZENIT.org).- En la Via della Conciliazione de Roma, Italia, está expuesto el Vía Crucis monumental, que pronto partirá a Coquimbo, Chile, para acompañar a la Cruz del Milenio.

Desde la postulación de la causa de canonización del siervo de Dios Mario Hiriart Pulido, se invita  a los chilenos y latinoamericanos que están en Roma a un momento de oración junto a este Vía Crucis mayor.

Es una convocatoria libre para el viernes 15 de abril a las 18 horas en punto, donde se encuentra la primera estación.

"Todo un pueblo se hace presente en uno de sus hijos eminentes --afirman los organizadores en una nota enviada ZENIT--. Mario Hiriart lo es porque quería ser 'un instrumento de Dios en el mundo', expresándolo con estas palabras: 'Quiero ser un cáliz vivo, portador de Cristo, como María'".

"Como ingeniero y después como profesor universitario, se sintió llamado a vivir un cristianismo radical y a unir trabajo, fe, compromiso apostólico, esparcimiento y oración de manera orgánica", dice la página web del movimiento de Schoenstatt, al que perteneció el siervo de Dios.

"Como promotor de una singular espiritualidad laical típicamente schoenstattiana, decidió unirse al instituto de los Hermanos de María: quería dedicar todo su tiempo, fuerzas y talento para hacerlo presente y palpable a Dios en medio del mundo contemporáneo, marcado por el ritmo y las leyes impuestas por la industria, la investigación y los avances tecnológicos", añade.

"En sus clases, en su apostolado entre los jóvenes y en sus reflexiones personales acentuó una comprensión más profunda y una respuesta convincente a los desafíos que enfrentan los laicos cristianos en un mundo cada vez más secularizado", subraya.

Al mismo tiempo, Mario Hiriart creció en una profunda relación personal con Jesús, a quien ofreció su vida como un cáliz vivo, a semejanza de María. A los 33 años, aceptó su cáncer terminal como una última posibilidad de darlo todo por el cielo y la tierra.

Chile, a través de las palabras de este ingeniero y formador de jóvenes chileno, en este camino hacia la Pascua, quiere realizar esta ofrenda de fe, rezando este Via Crucis por el mundo, en esta vía de


Roma.

Durante la celebración de este acto de piedad típico de la cuaresma, los asistentes implorarán "por la paz en los pueblos martirizados por guerras infames".

"El misterio de la gracia llevará la comunión de paz y fidelidad, en medio de las atrocidades. El Calvario fue el más grande horror de toda la historia. Se revive hoy", señalan los organizadores.

"Tanta sangre inocente, sangre por el odio, la injusticia y el sinsentido de la violencia. Sangre de pueblos en África, Asia, el Lejano Oriente, la tierra de Jesús. Sangre del alma de la Iglesia, que brota por pecados nuestros, en especial por esta hora oscura de algunos consagrados", añaden.

El siervo de Dios Mario Hiriart escribió las meditaciones que llamó "Vía Crucis de la Sangre de Cristo". La réplica de la cruz de la tumba de Mario y sus palabras guiarán a los asistentes, acompañando a Jesús, en cada estación de este Vía Crucis en Roma.

Para saber más: http://cmsms.schoenstatt.de/es/conociendo_schoenstatt/heroes/mario-hiriart.htm