Vía libre a la apertura del proceso de beatificación de Elisa Giambelluca

Joven educadora siciliana de la Institución Teresiana

| 1082 hits

ROMA, jueves, 30 octubre 2008 (ZENIT.org).- El pasado 10 de octubre la Conferencia Episcopal de Sicilia, Italia, dió el 'nulla obstat' para la apertura del proceso de beatificación de Elisa Giambelluca, solicitado por el obispo de Cefalù, diócesis en la que nació la joven educadora, miembro de la Institución Teresiana (IT).

La noticia –de la que informa la Institución Teresiana en Italia, en su página web- “ha alegrado a la Institución entera y en especial al sector italiano, donde casi todos sus miembros conocieron a Elisa”, afirma la cronista Marany Orlando.

“Nos conmueve además la fecha [nacimiento de la sierva de Dios Josefa Segovia, ndr], que interpretamos como una delicadeza de san Pedro Poveda y de Josefa Segovia, dado que el 10 de octubre es para ambos una fecha significativa”, añade. Segovia, imprescindible colaboradora de Poveda en los inicios de la Institución Teresiana, fue también su primera directora, y llevó con firme y confiado timón la Obra del sacerdote mártir, hasta su muerte en 1957.

Anteriormente, en Vescovio, localidad de la Sabina cercana a Roma, famosa por el santuario de Nuestra Señora de la Alabanza, de época de los primeros cristianos, y cuya custodia la Iglesia ha confiado a la Institución Teresiana, en una fiesta en recuerdo de Josefa Segovia por el cincuentenario de su muerte, se recordó a Elisa Giambelluca. Esta vivió en Vescovio un periodo, el último antes de agravarse su enfermedad. La fiesta fue celebrada con numerosos asistentes, algunos de los cuales recordaban a Elisa.

“El texto de la celebración –subraya Marany Orlando- ponía en evidencia la total adhesión al Señor de Josefa Segovia y Elisa, que se manifestó en todos los momentos de su vida”. Subrayaba también “cómo su actitud espiritual se injerta perfectamente en el filón místico de todo tiempo; muchos de sus pensamientos, extraídos de su diario, se pusieron al lado de algunos místicos del pasado y de nuestro tiempo”.

El pueblo natal de Elisa, en Isnello, Sicilia, celebró una fiesta juvenil en su memoria que recogía el informativo de la IT en Italia, “Insieme Notizie nº3, de 2004”.

En aquella ocasión, en la iglesia parroquial, muchos miembros de la Institución Teresiana, los jóvenes de su movimiento juvenil (MIT), los hermanos y hermanas de Elisa Giambelluca, junto a otros familiares, los sacerdotes del lugar y muchos habitantes del pueblo celebraron su memoria.

De su diario íntimo, “emerge la figura de una mujer serena, reservada, enamorada de la propia vocación y de la propia entrega total a Cristo”, decía la cronista Aurora Genchi.

Se leyeron también testimonos de personas que la había conocido y apreciado. El último día de estas jornadas de recuerdo, concelebró el obispo de Cefalù Francesco Sgalombro con varios sacerdotes del lugar.

Los concelebrantes hablaron de Elisa con estima, deteniéndose en que su vida es un testimonio y una invitación a tomar en serio la llamada cristiana y a vivir con radicalidad.

Para más información: http://www.giovani-it.pcn.net/ricordando_elisa.htm

Por Nieves San Martín