Vietnam: Benedicto XVI nombra un nuevo coadjutor para Hanoi

Monseñor Pedro Nguyên Văn Nhon, arzobispo de Da Lat

| 1740 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 23 de abril de 2010 (ZENIT.org) – En Vietnam, Benedicto XVI ha nombrado a monseñor Pedro Nguyên Văn Nhon como obispo coadjutor para Hanoi.

Monseñor Nguyên Văn Nhon, de 72 años, era desde 1994, obispo de Da Lat (de donde había sido coadjutor desde 1991) y es el presidente de la conferencia episcopal de Vietnam.

Apoyará así al arzobispo, monseñor Joseph Ngo Quang Kiet, de 57 años, y del obispo auxiliar, monseñor Laurent Chu Van Minh, de 66 años de edad.

Monseñor Joseph Ngô Quang Kiêt había sido nombrado administrador apostólico de Hanoi en abril de 2003 y después arzobispo, en febrero de 2005. Anteriormente, en 1999, había sido nombrado obispo de Lang Són y Cao Bang.

El pasado 9 de abril había regresado a Hanoi después de una estancia de más de un mes en Roma, donde fue somtido a un tratamiento médico, y de un viaje a París, según informó entonces Eglises d'Asie (EDA), la Agencia para las Misiones Extranjeras de París (MEP).

EDA explicó que “el papel jugado por el arzobispo, desde el asunto de la Delegación apostólica, a continuación, en el caso de la parroquia de Thai Ha y, más recientemente, cuando la destrucción de la cruz de Dong Chiem por parte de la policía, le ha causado una tensión constante, que al parecer ha mermado su fuerza y le ha producido repetidas noches de insomnio”.

"Ya el pasado mes de junio - recordó EDA - durante su estancia en Roma para la visita ad Limina , había advertido a los responsables romanos. También se confió a su clero, dejando algunas dudas sobre su futuro. Varias estancias en el monasterio cisterciense de Chau Hijo, cerca de Hanoi, no le permitieron recuperar satisfactoriamente la salud, aunque fue capaz de terminar la misión que supuso la inauguración del Año santo. Por último, tuvo que aceptar una invitación del Pontificio Consejo Cor Unum y de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos a ir a Roma, para someterse a un tratamiento médico adecuado. Había salido de Hanoi el 4 de marzo pasado”.

“El pueblo y el clero católicos de la capital, que están muy apegados a la persona de su arzobispo, no dejan de preocuparse por los permanentes rumores sobre la presión del Gobierno para su renuncia y su reemplazo por otros prelados vietnamitas, algunos de cuyos nombres se estarían barajando", afirmó Eglises d'Asie.