Vietnam: Colocan las primeras piedras de la futura basílica de Nuestra Señora de La Vang

Esfuerzo evangelizador en una de las "Iglesias del silencio"

| 1300 hits

ROMA, miércoles 5 septiembre 2012 (ZENIT.org).- En la mañana del pasado 15 de agosto, fiesta de la Asunción de la Virgen María, se celebró una misa solemne en el santuario de Nuestra Señora de La Vang, ubicado en la provincia de Quang Tri en el centro de Vietnam, para dar inicio a la construcción de un nuevo templo dedicado a la patrona de los vietnamitas, según informa la agencia Eglises d'Asie. 

La ceremonia fue presidida por el presidente de la Conferencia Episcopal de Vietnam y arzobispo de Hà Nôi, monseñor Pedro Nguyên Van Nhon, quien estuvo acompañado por el representante no residente de la Santa Sede en Vietnam, el arzobispo Leopoldo Girelli, así como por el arzobispo emérito de Huê, monseñor Etienne Nguyên Nhu Thê y dieciséis obispos de las tres provincias eclesiásticas de Vietnam. Participaron cientos de sacerdotes y más de 200.000 peregrinos.

El gesto simbólico elegido para la inauguración, quiso presentar el futuro lugar de culto como fruto del esfuerzo de todo un país. No solo es una piedra, sino 27 las que han sido colocadas en los cimientos del edificio. 26 de ellas simbolizaban el mismo número de diócesis de la Iglesia en Vietnam, y la 27ª representaba la participación de toda la diáspora vietnamita católica en el mundo. Los trabajos de construcción inaugurados el 15 de agosto siguen adelante y en 24 horas ya se habían contado cerca de medio millón los peregrinos que fueron a orar por un día o más al santuario mariano.

La guerra del Vietnam había dejado al Santuario de Nuestra Señora de La Vang en un estado lamentable. Las paredes en ruinas de la antigua basílica menor aún lo testifican. Sin embargo en los años posteriores al cambio de régimen de 1975 los peregrinos continuaron visitando el santuario cada vez más. Las peregrinaciones diocesanas han sido organizadas sin autorización de las autoridades locales al principio, pero luego fueron oficialmente permitidas.

Un poco de historia

A pesar de la falta total de infraestructuras de acogida, toda la zona del santuario fue confiscado por el Estado. Durante años, la conferencia episcopal y el arzobispo de Huê, demandaron sin resultado a las autoridades la restitución de los bienes. El obispo auxiliar de la época, ahora arzobispo, subrayó que las 23 hectareas de tierras --propiedad del santuario como se evidencia en los documentos irrefutables--, había sido robada por el Estado. No fue sino hasta el 10 de marzo del 2008 que la situación se desbloqueó. Ese día, la oficina de asuntos religiosos del arzobispado dio a conocer la intención del gobierno de restituir a la Iglesia, 21 de las 23 hectáreas. La propuesta fue aceptada por la conferencia episcopal bajo ciertas condiciones.

El 10 de abril, en una reunión con el arzobispo y el obispo auxiliar de Huê, el vicepresidente del comite popular de la provincia de Kuang Tri confirmó a los obispos que el problema estaba resuelto.

Una vez que se confirmó la restitución y se oficializó, entonces se formalizó la situación. Fue elaborado un proyecto global del centro de peregrinación mariana, bajo la presidencia del arzobispo de Huê, en estrecha colaboracion con la comisión de Arte Sacro.

Se incluyó por lo tanto una nueva basílica, pero tambien otras construcciones, como un centro de acogida para los peregrinos, un centro de salud y hospitalización y auditorios, que según el prelado Mateo Nguyên Van Khôi, obispo de Quy Nhon y responsable de la comisión de Arte Sacro que supervisa el proyecto: "es una realizacion arquitectónica en armonía con la cultura vietnamita, que refleja el entorno natural y la convierte en un lugar adecuado para la oración y el encuentro de peregrinos de todo el mundo".

Traducción del francés por Raquel Anillo