Vigilia de la Inmaculada: Ahí tienes a tu madre

Jóvenes de toda España cantan a Santa María

| 2793 hits

MADRID, lunes 5 diciembre 2011 (ZENIT.org).- El miércoles 7 de diciembre, víspera de la festividad de la Inmaculada Concepción, el cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco, presidirá la tradicional vigilia diocesana de oración en la catedral de la Almudena. Toda España celebra vigilias, en su mayoría organizadas por jóvenes, en estos días previos a la “gran fiesta”.

Convocada con el lema Ahí tienes a tu madre, la vigilia de Madrid dará comienzo a las 21,00 horas. En la catedral, cantará la Escolanía de El Escorial. El cardenal celebrará una solemne Eucaristía en la catedral el jueves 8 de diciembre. La Misa, que dará comienzo a las 12,00 horas, será cantada por la Coral de la Catedral. Al final de la Eucaristía, el cardenal Rouco impartirá la bendición papal.

El próximo miércoles, 7 de diciembre, en la tradicional Gran Vigilia de la Inmaculada, patrona de España desde 1760, destinada a toda la familia, los obispos auxiliares Juan Antonio Martínez SJ, y Fidel Herráez, presidirán las vigilias que se celebrarán en la basílica de la Merced y en el Santuario de María Auxiliadora de Madrid, respectivamente.

La introducción a la vigilia en la basílica de la Merced la hará el padre Feliciano Rodríguez, delegado episcopal para la Pastoral Universitaria, y en la misma intervendrá Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia.

Enrique Rueda, capellán de la Escuela de Ingenieros Industriales y de la Facultad de Historia de la Universidad Complutense de Madrid, introducirá la vigilia del santuario de María Auxiliadora, que contará con el testimonio de Mario Alcudia, profesor de la Universidad San Pablo-CEU y periodista colaborador de la cadena radiofónica de la Iglesia COPE.

Al finalizar las vigilias, se dará lectura al tradicional mensaje de Benedicto XVI, que impartirá su bendición apostólica para los asistentes y organizadores.

La organización ha solicitado su oración y sacrificios a más de setecientos conventos de contemplativos de toda España, que pedirán por los frutos de la Vigilia. Estos grandes actos de amor mariano fueron instaurados en 1947 por el sacerdote Tomás Morales SJ, actualmente en proceso de canonización en Roma.

En toda España se celebran vigilias similares, con gran participación juvenil. Por ejemplo, los jóvenes de Segorbe-Castellón mantienen la corriente de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), con la Vigilia de la Inmaculada.

Unos ciento cincuenta jóvenes participaron en la Vigilia presidida por el obispo Casimiro López, animada por el cantautor Migueli, y organizada por encargo de la delegación de Juventud, en la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles de Bechí, la noche del primer viernes de diciembre.

Es la quinta vigilia de este tipo y la primera desde que el obispo se comprometió a encontrarse regularmente con los jóvenes en la eucaristía de acción de gracias por los frutos de la JMJ, a inicios de curso. Monseñor López declaró que él mismo sentía revivir la experiencia del encuentro de Madrid este verano con el papa, sin ser una mera repetición.

En la vigilia, hubo un contenido nuevo. Tanto el obispo como Migueli coincidieron en indicar qué es “lo mejor que le puede pasar a una persona”. El cantautor, que animó con sus composiciones el tiempo de oración, aseguró que “lo más grande que puede hacer un hombre es la confianza en Dios, como María: De Dios me fío, que me cae muy bien”, rezaba en un canto al que unió los jóvenes.

El obispo, en su intervención, afirmó que “lo mejor que nos puede ocurrir es descubrir la llamada de Dios a ser hijos suyos, y a vivirla por los senderos que el Señor nos va mostrando”, refiriéndose a las diversas opciones de respuesta, desde el sacerdocio hasta el matrimonio, pasando por la vida consagrada.

“Como en María, la vocación es el sueño que Dios tiene desde la eternidad para cada uno –explicó a los jóvenes reunidos--, descubrirla y acogerla es la manera de ser felices”, concluyó.

Al final del encuentro, monseñor López animó a los jóvenes a ir “haciendo esta Iglesia de Segorbe-Castellón que el Señor quiere joven”, y a llevar este empeño a sus respectivas parroquias con la seguridad de que “Dios siempre nos bendice”.

Mientras los jóvenes salían para redondear la noche con un chocolate caliente, en la iglesia, Migueli seguía cantando: “Se que voy contigo, se que me acompañas, se que tu me quieres haga lo que haga”.

Más información sobre esta celebración y materiales para su realización en: www.vigiliadelainmaculada.org