Violar los derechos de los pobres es un acto contra Dios, advierte el Papa

Al comentar la primera parte del Salmo 71 en la audiencia general

| 565 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 1 diciembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II aseguró este miércoles que violar los derechos de los pobres e indefensos constituye un acto de injusticia que atenta contra el mismo Dios.



El Papa afrontó el argumento durante la audiencia general concedida en la Sala Pablo VI dedicada a comentar la primera parte del Salmo 71 (versículos 1 a 11), que comienza con la famosa plegaria: «Dios mío, confía tu juicio al rey, tu justicia al hijo de reyes, para que rija a tu pueblo con justicia, a tus humildes con rectitud».

«Si se violan los derechos de los pobres, no se cumple sólo un acto políticamente injusto y moralmente inicuo», constató en su glosa del salmo el obispo de Roma.

«Para la Biblia se perpetra también un acto contra Dios, un delito religioso, pues el Señor es el tutor y el defensor de los oprimidos, de las viudas, de los huérfanos, es decir, de quienes no tienen protectores humanos», explicó el Santo Padre.

Si bien estas palabras se aplican, según la concepción bíblica, a los que tienen poder, en última instancia, explicó el Santo Padre, el salmo, según fue interpretado por los primeros cristianos, hace referencia a Cristo, el rey y Mesías.

Se comprenden así en el ámbito cristiano profecías como la de Jeremías, siguió aclarando: «Mirad que días vienen --dice el Señor-- en que suscitaré a David un germen justo: reinará un rey prudente, practicará el derecho y la justicia en la tierra» (23,5).

El reino de Cristo, a la luz de este salmo, es un reino que no tiene límites ni de espacio ni de tiempo, tal y como se expresa con las coordenadas geográficas y temporales propias de la época bíblica, indicó.

Al final de la audiencia, Juan Pablo II invitó a los presentes a «contemplar a Jesús, el hijo de Dios, a quien en este tiempo de Adviento esperamos como Salvador. ¡Qué nos sostenga en todo momento de nuestra vida!», deseó.

Con su meditación, el Papa concluyó con la serie de intervenciones que está pronunciando sobre los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas, la oración de la Iglesia al anochecer. Pueden consultarse en la sección «Audiencia del miércoles» de la página web de Zenit (www.zenit.org).