Visita a México del patriarca de Líbano

Bechara Boutros Rahi llegará el 22 de abril

| 1387 hits

ROMA, jueves 19 abril 2012 (ZENIT.org).- El próximo 22 de abril llegará a México el patriarca de Antiooquía y de todo el Oriente Bechara Boutros Rahi. Su objetivo es conocer de cerca y alimentar la fe de la comunidad libanesa dispersa en el mundo, a poco más de un año de que fue investido con esta jerarquía eclesial. Permanecerá en el país azteca hasta el 4 de mayo.

El obispo maronita George Saad, que ejerce su misión en la ciudad de México, detalló que el patriarca Bechara Boutros Rahi ha visitado todas las diócesis de Oriente Medio, se ha reunido con el papa Benedicto XVI y otras autoridades del Vaticano, además de que ha realizado viajes a Francia, Turquía, Egipto, Chipre, Estados Unidos y otros países.

De acuerdo con su agenda, visitará Quintana Roo, Guadalajara, Chihuahua, Puebla y la ciudad de México. El 1 de mayo a las 18:00 horas el patriarca de Líbano dará una conferencia para jóvenes, a quienes hablará de la familia y del valor sacramental de la vida.

Ese mismo martes, a las 19:00 horas, celebrará una misa en el templo de Nuestra Señora de Líbano, en la calle de Manzano 27, Colonia Florida.

El 2 de mayo el patriarca celebrará otra misa a las 17:00 horas en la iglesia de San Agustín, en Polanco, y el 3 de mayo, a las 12:00 horas, celebrará una misa en la catedral maronita que se encuentra en la calle Uruguay y Correo Mayor, en el Centro Histórico de la ciudad de México.

Finalmente, de acuerdo con lo previsto, presidirá otra eucaristía en la parroquia Nuestra Señora de Líbano a las 19:00 horas del 4 de mayo.
De acuerdo con información de la Archidiócesis Primada de México, se calcula que en la República Mexicana existen unas 500.000 personas que pertenecen a la Iglesia maronita, y en la Ciudad de México hay unas 50.000 familias.

En México existen cinco templos maronitas, más de 300.000 fieles con representaciones en los estados de Puebla, Toluca, Pachuca, Torreón, Veracruz, Monterrey, Chihuahua, Mérida, Guadalajara y en el Distrito Federal.

Además cuenta con cuatro padres de origen libanés y otros tres padres de origen libanés y mexicano que difunden el rito siríaco-arameo en toda la República, sumándose a quienes siguen el maronismo en todo el mundo.

Los maronitas son una nación católica, un pueblo definido y una Iglesia particular que siempre ha estado en plena unión con Roma. La Iglesia maronita forma parte del Grupo Sirio-Occidental y se integra de lleno en la tradición cristiana oriental teniendo su propia liturgia en el rito siríaco-arameo.