Vivir juntos en la Europa de hoy

Van Rompuy y Flick, dos figuras de primera línea en la Gregoriana

| 1427 hits

ROMA, lunes 14 noviembre 2011 (ZENIT.org).- La Universidad Pontificia Gregoriana celebró este sábado una conferencia con el título “Vivir junto en la Europa de hoy” en la que intervinieron Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo y el profesor Giovanni Maria Flick, expresidente de la Corte Constitucional de Italia.

A ambos conferenciantes les dio la bienvenida el rector del centro académico François-Xavier Dumortier SJ, quien, dirigiéndose al profesor Flick, cuando se celebra el 150 aniversario de la unidad italiana, expresó su alegría por que fuera el ponente sobre la historia reciente “de este gran pueblo que tan querido es para nosotros, para nosotros que no somos italianos pero que vivimos en Roma y que, de alguna manera, somos invitados del pueblo italiano”.

“Es una lectura –añadió- basada en su experiencia como eminente jurista que sabe lo importante que es la ley cuando se desea vivir juntos, a pesar de todo lo que pueda diferenciar, separar o incluso oponer los unos a los otros”.

Es una reflexión, dijo “que dirige la mirada hacia un futuro que no es solamente un horizonte, sino que es una responsabilidad común para todos los que constituyen la Ciudad humana”, “un camino que lleva hasta el final el cuidado de toda persona humana en su grandeza y en su valor, es decir en su vocación”.

Dirigiéndose al presidente Van Rompuy dijo que “es un privilegio y un honor así como una alegría el acogerle en el interior de estos muros, en la Universidad Pontificia Gregoriana”.

Le expresó su “profundo agradecimiento” por haber respondido a la invitación hecha hace pocos meses, y por haber venido para expresar a título personal, así como intelectual y como cristiano, “una cierta idea de Europa, una cierta idea de vivir juntos en 'la Europa de hoy'”.

“Nosotros –dijo- sabemos las pesadas responsabilidades que ostenta como primer presidente permanente del Consejo Europeo, y sobre todo en estos tiempos en los que no faltan las preocupaciones económicas y financieras”.

“La valentía política exige mucho al hombre de Estado, sobre todo cuando se trata de continuar este entusiasmante proyecto que es la construcción de una Europa más solidaria, que sea una tierra de paz y de justicia donde encontrar, día tras día, a través de las luces y de las sombras de la actualidad histórica, las vías y los medios para que vivir unidos tenga un sentido”, subrayó el recyor de la Gregoriana.

“¿Puedo decir, señor Presidente, que hay, de alguna manera, una 'gracia' de tener, en su cargo, a un hombre que ose citar a Paulo Coelho cuando sostiene que 'las cosas simples son las más extraordinarias', un hombre que es un hombre de Estado pero también un poeta?”, se preguntó el padre Dumortier.

Y concluyó: “Nosotros sabemos que el poeta, para escribir lo que trata de expresar, es no sólo un artesano que tiene la lengua como material, sino que es también un hombre interior que sabe escuchar y llevar a la luz lo que podría mantener en silencio”.