Volver al padre 

Profesor Ramiro Pellitero, Instituto Superior de Ciencias Religiosas, Universidad de Navarra

| 1080 hits

PAMPLONA, miércoles, 18 marzo 2009 (ZENIT.org).- Con motivo del 19 de marzo, día del padre, publicamos el artículo que ha escrito el profesor Ramiro Pellitero del Instituto Superior de Ciencias Religiosas de la Universidad de Navarra.


* * *



     Se dice que la modernidad tomó en serio el mito del hijo (Perseo) que, por la fuerza del destino, ha de matar al padre (Acrisio). Dejando ahora aparte sus innegables conquistas al servicio del hombre, la modernidad ha perdido su memoria y la conexión con sus raíces. Ha identificado al padre con la autoridad y a ésta con el poder del que quería librarse. Al mismo tiempo ha quebrado la piedad (parte de la virtud de la religión) y las manifestaciones de respeto y cariño hacia los progenitores. Y ha terminado oponiéndose a la vida: no sólo dudando si vale la pena, sino incluso arrogándose el poder de suprimirla recién concebida o en cualquier otro momento si estorba, sobre todo la vida débil, disminuida o enferma, de modo particular en su etapa final.

      Pero los hijos necesitan valorar y querer a su padre, y que él los valore y los quiera; y cuando esto no se produce, surgen problemas afectivos. También el padre necesita comprenderse y mostrarse a sí mismo como padre. Y todo ello comienza para él, a su vez, cuando es niño -hijo- y va configurando su imagen de lo que es un padre.

         El cine abunda, como tema principal o tema importante, en este recuperar la imagen o la figura del padre, en esta nostalgia del padre. Y esto en formas muy distintas. Los replicantes de "Blade Runner" (R. Scott, 1982) buscan desesperadamente a su creador; como sugerente metáfora de su semejanza con los hombres, buscan a un "padre", para reclamarle nada menos que la inmortalidad. En "Paris, Texas" (W. Wenders, 1984) es el padre mismo quien intenta recuperar su identidad reconociendo a su hijo y devolviéndolo a la madre. La trilogía de Kieslowski ("Tres colores": "Azul", "Blanco" y "Rojo", 1993 y 1994), refleja una idea de Dios más cercana al Juez del Antiguo Testamento que al Padre misericordioso del Evangelio, pero siempre desde la búsqueda espiritual. A. Holland le hace decir a su Beethoven ("Copying Beethoven", 2006): "Mi padre era un animal y un borracho. Si Dios es mi padre, reniego de él"; pero luego, en la novena sinfonía, el coro cantará: "Hermanos, sobre la bóveda estrellada debe habitar un Padre amoroso". En "El niño con el pijama a rayas" (M. Herman, 2008), Bruno se introduce en el mundo de su amigo Schmuel para ayudarle a encontrar a su padre y comparte su destino. Y así podríamos seguir.

      La perspectiva cristiana ilumina poderosamente la realidad de la paternidad junto con la maternidad. El cristianismo es también una "patro-logía": una teología del padre -que tiene entrañas de madre- y más aún, una profunda y plena vivencia de las relaciones paterno-filiales.

     En su encíclica Dives in misericordia (1980), Juan Pablo II señalaba que es difícil comprender y vivir lo que es ser padre si uno no se esfuerza en ser buen hijo. Ya en 1964 compuso un poema sobre la paternidad, donde pone en boca de Adán sus reflexiones: "Siendo padre de tantos, tantos hombres, debo ser niño: cuanto más padre, más niño". Adán descubre la necesidad de mirar a Cristo, porque en Él se revela el amor del Padre. Y ese amor se transforma, en Cristo, en el amor del esposo, que se entrega por la humanidad y cada persona, "como amante por su amada". Así en Cristo se manifiesta esa gran trilogía que ilumina toda paternidad humana (física o espiritual) y la eleva al nivel divino: padre, niño, amor.

     Con otras palabras, para todo padre, lo prioritario es ser buen hijo de Dios. Y desde ahí lo siguiente es el amor a la esposa, renovado y demostrado cada día en lo grande y en lo pequeño. Los hijos son primero de Dios y en segundo lugar, y continuamente, fruto del amor de los esposos. Y todo esto tiene también su reflejo paralelo en el ámbito de la paternidad espiritual. José de Nazaret hizo las veces de padre de Jesús, y mostró de manera eminente cómo debe ser un padre.

      Explicando el Padrenuestro, dirá Joseph Ratzinger en su libro "Jesús de Nazaret" que "ser hijo no significa dependencia, sino permanecer en esa relación de amor que sustenta la existencia humana y le da sentido y grandeza". Más adelante en la misma obra, a propósito de la parábola del hijo pródigo, retoma lo que significa volver al Padre y acoger su abrazo: "El ‘yugo' de este brazo no es un peso que debamos soportar, sino el regalo del amor que nos sostiene y nos convierte en hijos". Por otra parte -afirma en diversos lugares- sólo volviendo a Dios, nuestro Padre común, nos podemos volver a encontrar con nuestros hermanos. Volver al Padre es para los cristianos experimentar la alegría de la confesión sacramental. Y para todos está abierta su casa, la familia de Dios que es la Iglesia.