ZENIT: la buena noticia se difunde en el mundo

Comentarios sobre la obra evangelizadora de una agencia de noticias

| 1177 hits

ROMA, 9 enero 2012 (ZENIT.org).- Junto a las felicitaciones de Navidad y Año Nuevo --y a los donativos de respuesta a nuestra campaña, que le permiten a ZENIT continuar la obra de difusión de la buena noticia en el mundo--, a la redacción están llegando centenares de valiosos testimonios. Ofrecemos algunos de ellos a los lectores.

Inyección intelectual

El “decano” de los misioneros italianos, padre Piero Gheddo ha escrito: “Zenit me gusta mucho porque es una 'buena noticia' que da optimismo y esperanza y permite que el Evangelio encarnado lo encontremos en la cotidianidad. En la mañana, después de la oración, leo ZENIT del día y agradezco a Dios y a los amigos periodistas que me dan una visión de la realidad según los ojos del papa y de la Iglesia. Es una inyección intelectual y espiritual para iniciar bien mi jornada”.

Y añade: “Nos lamentamos por la ‘contaminación’ del aire’, peligro del que estamos bien advertidos, pero de continuo ignoramos la ‘contaminación del espíritu’ que viene del cúmulo de ‘noticias negativas’ que nos intoxican. Cada historia de las personas o de los países es una historia sagrada, porque Dios está presente. Lo importante, lo digo como un hombre simple, es ver en profundidad las historias humanas, allí donde está Dios. He aquí, que Zenit cumple esta misión”.

Compañía irrenunciable

El padre Mario Piatti ICMS, director de la revista mensual en italiano Maria di Fatima, advirtió que: “ZENIT es actualmente una compañía irrenunciable, un canal informativo y formativo que permite mantenerse actualizado diariamente sobre los hechos más significativos de la Iglesia, de Roma y del mundo. En una época convulsionada, donde los tiempos son cada vez más rápidos, sin duda que a una agencia puntual como Zenit se le agradece, alienta y sostiene, también con nuestra oración. El Señor bendiga el arduo trabajo de quienes nos ofrecen tan buen ‘producto’ cultural y espiritual”.

Monseñor Benjamín Ramaroson, obispo de Farafangana en Madagascar, le ha agradecido a ZENIT el trabajo que realiza explicando que no puede ayudarnos económicamente, pero que viene orando y haciendo a otros orar a María, Madre de Dios.

Les aliento –ha escrito-, sé que es duro y difícil, pero es la misión que el Señor les pide. Y por eso les dará también la fuerza, la perseverancia y la sabiduría. Buen proseguimiento”.

Fuente fiable y de prestigio

El profesor Rafael Navarro-Valls, una de nuestras grandes firmas, colaborador de ZENIT en nuestro Observatorio Jurídico, dice lo siguiente: “Mucho antes de iniciar mi colaboración estable con ZENIT, recibía y leía diariamente sus servicios diarios: siempre los redactados en español y, con frecuencia , los emitidos en otros idiomas. Me pareció una agencia equilibrada , plural, serena en sus apreciaciones y con una amplísima información sobre la Iglesia católica, el factor religioso y sus repercusiones teológicas y sociológicas”.

“Es muy sintomático –añade- que sus servicios y noticias diarias sean reproducidas frecuentemente por otras agencias, diarios y publicaciones (electrónicas o no) de todo el mundo. Este fenómeno solamente sucede en el panorama mediático”, cuando la fuente –este es el caso de Zenit - es muy fiable y prestigiosa”.

Un don de comunión eclesial

Monseñor Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de las Casas, México, afirma:“ZENIT es para mí un regalo de comunión eclesial. Me permite estar en comunión con el Papa y sus colaboradores, en comunión con la Iglesia universal, en comunión con las alegrías y las tristezas de los hermanos y hermanas de cualquier parte. Bendigo a Dios por este regalo y lo recomiendo mucho”.

“Agradezco la oportunidad que me da de compartir mis artículos --añade--, que escribo para colaborar en la nueva evangelización. Espero que muchos aportemos también nuestra contribución económica, para sostener su amplio servicio. Que el Espíritu del Señor colme de sus dones a cuantos lo hacen posible”.

Colmar el abismo Este-Oeste

Georges El Khoury, embajador de El Líbano ante la Santa Sede, nos envió una carta en la que dice: “Quisiera empezar agradeciéndoles el servicio que llevan adelante con fidelidad y entrega por más de cinco años. Sigo la edición árabe de ZENIT diariamente porque sus servicios constituyen una fuente confiable de noticias sobre la Iglesia, y sobretodo sobre la actividad del Papa”.

“Nuestra lengua árabe es pobre en recursos sobre la Iglesia. ZENIT ha dado remedio a tal grave déficit contribuyendo activamente a colmar el abismo cultural entre Oriente y Occidente. La encomiable singularidad del servicio es enriquecida por su calidad y puntualidad. He admirado siempre la cobertura oportuna y en tiempo real de las noticias y de los discursos del santo Padre, especialmente en sus visitas al exterior. Similar mérito tienen la fiel cobertura semanal de las audiencias y del Angelus”.

“Dada mi cualificación politica, no puedo sino agradecer y testimoniar el importante efecto político positivo de ZENIT. Algunos años atrás, los discursos del santo Padre y las iniciativas de la Iglesia quedaban a merced de interpretaciones arbitrarias, las cuales desgraciadamente llevaron a desencuentros ideológicos causados por deducciones erradas, infundadas en realidad. Con el servicio de ZENIT en árabe, el rostro de la Iglesia aparece con toda claridad como heraldo de paz y mensaje de fraternidad en el mundo. Le manifiesto mi sincero agradecimiento a todo el equipo de Zenit y mi particular apoyo a la edición árabe”.

Sitio preferido del Patriarcado de Alejandría

Desde Egipto, el cardenal Antonios Naguib, patriarca de Alejandría de los coptos católicos, ha escrito un mensaje en el cual expresa la “gran estima de la edición árabe de ZENIT, de la que percibimos la gran importancia y utilidad para el clero, los religiosos y religiosas y para los innumerables fieles de nuestra Iglesia católica de Egipto”.

“Muchos –comenta el patriarca-, la siguen con mucha atención; allí encuentran las palabras del Santo Padre, los documentos de la Santa Sede y las noticias de toda la Iglesia católica en el mundo. Así nos sentimos unidos y cercanos a esta gran familia de Jesús. Sabemos que ellos piensan en nosotros y oran por nosotros, y nosotros hacemos lo mismo por ellos”.
“Puedo afirmar –subraya--, que ZENIT se ha convertido en nuestro sitio web para actualizarnos sobre el estado de la Iglesia católica en el mundo, y por lo tanto, un punto de referencia seguro. Seguimos con atención la traducción árabe de los discursos del Papa y los comunicados de las diversas congregaciones y consejos pontificios, así como los interesantes artículos espirituales y litúrgicos. Diría que Zenit es un canal de formación permanente para nuestra Iglesia”.

El patriarca Naguib concluye afirmando: “les agradezco su bella e importante misión, les auguro una continuidad fructífera por el bien de toda la santa Iglesia católica, particularmente en nuestros países”.

Voz competente

Desde Polonia, el padre Mariusz Frukacz, de Czestochowa, nos ha relatado que es un lector de ZENIT desde 2000. “Pienso y estoy seguro –escribe el padre Frukacz-, que con la actividad de ZENIT la Iglesia puede ser mejor conocida y la Buena Nueva llegar de forma concreta a través de los medios de comunicación de masas”.

El padre Salvatore Vitiello, profesor de la Universidad Pontificia Lateranense, de la Universidad Católica del Sacro Cuore y el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, precisa que “la agencia de informaciones ZENIT es una ‘voz’ competente que abre la web a la trascendencia del horizonte católico, en toda su amplitud y belleza, llevando la Iglesia al mundo de cada uno”.

Según el padre Vitiello, “las múltiples informaciones y los puntos de vista en el campo teológico, ético, bioético, filosófico, jurídico y político muestran lo amplia y siempre actual que es la mirada cristiana sobre la realidad, porque está estructuralmente enraizada en la Encarnación del Logos divino que la ilumina por entera”.

El connotado docente concluye que “la eficacia de tal objetivo es evidente, sobre todo porque cada argumento en particular es tratado con competencia y objetividad, mediante la defensa del único método con el que realmente se vence: la humildad y la obediencia al Magisterio. Gracias al Director y a todos los amigos de la redacción de ZENIT”.

Una gracia de Dios

El padre carmelita, Angelo del Favero, escribe: “ZENIT me llega como una gracia de parte de Dios. Lo abro siempre con alegría, porque sé que leeré la Verdad y será como encontrar a Jesús en persona. Solo me lamento de no poder seguir todo, también porque mi memoria es limitada. No obstante, veo que Dios me hace leer aquello de lo cual tengo necesidad. Por eso quedo en paz, saciándome de aquel poco de Agua que necesito. Estoy muy reconocido por este servicio, que hace crecer mi amor al Señor, a su Iglesia, al Santo Padre y al mundo entero”.

Un comentario sentido y especial ha sido enviado por Chiara Amirante, fundadora de la comunidad Nuevos Horizontes. Chiara escribe: “Un profundo agradecimiento a ZENIT y a todos los colaboradores que con amor, dedicación y profesionalidad se dedican a este valioso servicio. Gracias porque es un gran regalo para todos nosotros, el poder recibir en tiempo real las palabras del Santo Padre y las tantas bellas noticias que caracterizan a la gran familia de la Iglesia y de la Humanidad. Un saludo especial, por eso, a todos los colaboradores y a todos los lectores”.

Por Antonio Gaspari